¿Lo has visto todo? Situaciones inusuales en apartamentos turísticos y cómo reaccionar ante ellas

En el post de hoy queremos mostraros que hacer ante situaciones que pueden ocurrirte si tienes una vivienda vacacional.

Si has decidido embarcarte en esto del alquiler vacacional son muchas las situaciones que se te presentarán y que en muchas ocasiones no sabrás cómo reaccionar.

¿Crees que lo has visto todo?

Un buen protocolo de actuación para hacer las cosas de forma fluida y más cómoda tanto para el huésped como para los anfitriones.

Una de bichos, chinches y garrapatas:

Si desafortunadamente te dan la noticia de que en tu vivienda hay alguna plaga de chinches o garrapatas no te alarmes, quizás te veas obligado a cancelar alguna reserva ya que tendrás que bloquear el apartamento para evitar futuros contagios.

Los piojos no saltan ni vuelan pero pueden arrastrarse aunque prefieren permanecer en las cabezas humanas. Su periodo completo de vida es de sólo tres a cuatro semanas, y la mayoría no puede vivir más de 24 horas lejos de su fuente de alimentación.

Un cuero cabelludo con mucho cabello es el ambiente natural de los piojos, y allí es donde viven su corta vida de parásitos.

Es por ello que desde Cohosting te recomendamos que una vez que el apartamento se quede vacío dejes tu apartamento cerrado entre 5 días y una semana, este tiempo es más que necesario para que  estos insectos mueran.

A continuación, deberías de hacer  una limpieza a fondo para evitar que tu siguiente inquilino se lleve una sorpresa desagradable, no es necesario lavar la ropa de cama o cojines a altas temperaturas, tampoco necesitarás  llamar a empresas de extinción de plagas.

Está que arde, fuego:

Al disponer todos nuestros apartamentos de cocina debemos ser previsores y dejar un extintor siempre  a la vista, además de asegurarnos que los huéspedes tienen claro su funcionamiento.

Tenemos que saber que no todos los extintores son iguales ni sirven para los mismo tipos de fuego, a continuación os explicaremos los tipos de extintores y cuando se utilizan.

En las etiquetas de los extintores podemos ver siempre de que tipo son, esas letras pueden ser A, B, C y D. Hacer referencia al tipo de fuego que puede sofocar el extintor.

Aquí tienes información de los tipos de fuego:

  • Clase A: fuegos con combustibles sólidos como madera, cartón, plástico, etc.
  • Clase B: fuegos donde el combustible es líquido por ejemplo aceite, gasolina o pintura.
  • Clase C: en este caso el combustible son gases como el butano, propano o gas ciudad.
  • Clase D: son los más raros, el combustible es un metal, los metales que arden son magnesio, sodio o aluminio en polvo.

Dentro de los extintores hay un agente extintor que es el que al rociar el fuego lo apaga. Los agentes extintores más comunes podemos encontrar:

  • De agua: apropiados para fuegos de tipo A siempre en lugares donde no hay electricidad. Recordar que el agua no sirve para fuegos de combustibles líquidos como la gasolina o el aceite ya que al ser más densa que estos líquidos el combustible se situaría encima del agua y no extinguiríamos el incendio.
  • De agua pulverizadason ideales para apagar fuegos de tipo A y apropiados para fuegos de tipo B. No deben usarse nunca en presencia de corriente eléctrica pues el agua podría provocar un corto circuito. Este tipo de extintores es bueno fuera de las casas donde no existe riesgo eléctrico, por ejemplo jardines, barbacoas, etc.
  • De espuma: ideales para fuegos de tipo A y B. Al igual que el anterior es peligroso en presencia de electricidad.
  • De polvo: es el tipo más común y usado en cualquier edificio. Es indicado para fuegos de tipo A, B y C y al ser de polvo evita el riesgo eléctrico. Es el más recomendable para casas, oficinas o cualquier edificio.
  • De CO2: el CO2 es un gas y por tanto no conduce la electricidad. Este tipo de extintores son aptos para fuegos de tipo A, B y C. Suelen ser usados donde existen elementos donde el extintor puede causar más daño que el fuego. Si nuestra cocina funciona con un hornillo tradicional y por lo tanto tienes gas/bombona.

Lo más típico, ruidos o molestias a los vecinos:

Una de las ventajas de pertenecer a la comunidad Cohosting es que en el perfil de tu apartamento existe una pestaña dedicada a publicitar las normas de tu vivienda.

Podrás subir un documento pdf especificando las reglas de la comunidad y las de tu propio apartamento, desde los horarios para sacar la basura hasta informar si está o no, permitido fumar.

Es conveniente que dediques un momento en el Check in a la lectura y le echéis un vistazo por encima a los puntos más importantes.

También es importante dejar tu número de teléfono a los vecinos por si tuvieran que ponerse en contacto por problemas de ruidos o cualquier incidencia que pueda ocurrir.

Si fuera necesario no dudes en llamar a la policía para solucionar el problema lo antes posible.

Estas recomendaciones os vendrán muy bien a la hora de afrontar situaciones inusuales en tu apartamento, además recomendamos la lectura de nuestro post 7 Consejos para hacer frente a reclamaciones, donde os dejamos consejos para evitar sorpresas de última hora.

Cohosting nace para facilitar las necesidades de los anfitriones, es por ello que encontraras dentro del perfil de tu apartamento usos no solo  para incrementar tus ingresos si no que añadirán valor a tu apartamento manteniendo la esencia de anfitrión local y creando un vínculo de total confianza con su huésped.

Partiendo de la premisa de que dar un buen servicio es lo más importante, Cohosting es la herramienta que todo anfitrión debe tener a su disposición para poder destacar sobre la competencia.

 

Deja un comentario

La nueva vía de ingresos para tu apartamento

Deja un comentario